Servicios técnicos de reparación en Pontevedra

Cómo limpiar paso a paso el horno eléctricoEl horno, junto con la campana extractora es uno de los electrodomésticos cuya limpieza se suele descuidar, especialmente por qué no se realiza con frecuencia y profundidad. Pero ¿cómo se debe limpiar un horno?

Los hornos eléctricos son un electrodoméstico habitual en todas las viviendas. Su uso principal es el de cocinar, preparando desde asados hasta pasteles, pero también se le ha venido dando otros usos a lo largo de los años, como el horneado de arcillas como el FIMO o incluso el secado de ropa, esto último algo poco recomendable, para esto se inventaron las secadoras. Su limpieza es importante al ser una zona donde se manipulan alimentos, y la frecuencia de limpieza dependerá de la frecuencia y la variedad de usos que se dé al horno. 

Para limpiar el horno necesitaremos:

  • Papel secante de cocina.
  • Agua caliente (lo más caliente que salga del grifo).
  • Lavavajillas concentrado.
  • Papel de aluminio.
  • Estropajo

Paso a paso

  1. Desconectar de la red eléctrica: A la hora de limpiar cualquier electrodoméstico, es siempre la primera acción que debemos realizar, por seguridad. Se puede hacer desenchufando directamente el horno o bajando el térmico correspondiente en el cuadro eléctrico del domicilio.
  1. Quitar las rejillas y bandejas: Lavarlas independientemente en el fregadero utilizando agua caliente y el estropajo.
  1. Desmontar la puerta: La puerta del horno acumula mucha suciedad pudiendo dejar de verse el interior del horno. Es posible que sea necesario desmontar la puerta para poderla limpiar en profundidad, seguro que es sencillo, si no sabes cómo desmontarla consúltalo con tu servicio técnico de confianza, ellos te indicarán la manera de realizar esta operación.
  1. Colocar papel de aluminio en la base del horno, y limpiar con el agua caliente y un poco de desengrasante los calentadores eléctricos de la parte superior. Esperar a que sequen del todo. No debes preocuparte por si gotean, ya que para eso hemos puesto el aluminio.
  2. Para llegar a los rincones más difíciles, podemos emplear un cepillo de dientes viejo, a ser posible de cerdas duras.
  3. Utiliza el papel secante para eliminar restos de agua y jabón del interior del horno.
  4. Por último, si quieres eliminar posibles malos olores en tu horno, puedes disolver un poco de amoniaco en agua y dejarlo en un recipiente en el interior del horno (apagado) toda la noche. A la mañana siguiente abrir el horno con cuidado de no inhalar los vapores del amoniaco y retirar el recipiente, dejando ventilar el tiempo necesario. Los malos olores estarán erradicados.
  5. Tras volver a recolocar las bandejas y la puerta no debemos olvidarnos de restituir el suministro eléctrico.

Siguiendo estos pasos tendremos nuestro horno limpio y listo para rendir nuevamente al máximo con la máxima higiene y sin olores.

Imagen stockimages en FreeDigitalPhotos.net

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current month ye@r day *