¿Qué es la domótica?

 

Imagina que las luces de la habitación se encienden gradualmente para despertarte y que, mientras esto ocurre, el café fluye automáticamente hacia la taza y el cuarto de baño se va caldeando de forma que, cuando te levantes a darte la primera ducha del día, la temperatura será perfecta y el desayuno te estará esperando. No, no es un sueño: esto es el principio de la domótica.

domoticaLa domótica proviene de la palabra latina “Domus”, que significa casa y se refiere a la gestión del hogar a través de la informática. La domótica tiene como objetivo aumentar la comodidad en nuestro concepto de hogar. Para lograr esto,  integra los sistemas de comunicación en electrodomésticos: calefacción, sistema de seguridad, iluminación, persianas, pequeño electrodoméstico y mucho más.

La automatización en el hogar permitirá a los dispositivos eléctricos comunicarse unos con otros a través de la incorporación de software. Existen diferentes maneras: WIFI, ondas de radio o cableado, por ejemplo. Es posible centralizar el sistema en un mismo soporte como un ordenador, smartphone, tablet o una pantalla táctil montada en una pared. Un simple gesto puede desencadenar multitud de funciones:

Por ejemplo, al salir de casa, al presionar un botón en un mando a distancia, se apagarán todas las luces de la casa,  se apagará el televisor, se cerrarán las persianas, se pondrá la calefacción en modo eco y se activará el sistema alarma. Apretando un poco más las tuercas, podemos encontrar la misma funcionalidad sin necesidad ni de dar la orden a la casa ¿Cómo?

Con el uso de sensores, tu casa puede llegar a ser autónoma. Por ejemplo, una pequeña  estación meteorológica en el tejado de casa detecta que empieza a llover así que, a continuación,  la piscina  se cubre sola, las ventanas se cierran, se corta automáticamente el riego del jardín, etc. Es posible realizar cualquier función, el límite es la imaginación.

Los beneficios de la domótica son evidentes: en primer lugar, la domótica permite un importante ahorro energético. La gestión de la calefacción, la apertura o cierre de persianas en función de la posición del sol para mantener fresco en verano y disfrutar de cada rayo de sol en invierno o el apagado inteligente de luces o electrodomésticos son características que proporcionan un considerable ahorro de energía y sólo son algunos ejemplos. Por otra parte, representa una ayuda incomparable para los ancianos y discapacitados. Ofrece una mejor accesibilidad,  dejándoles mayor autonomía, optimización del espacio, facilidad de comunicación y, sobre todo, les permite mejorar la comodidad a la hora de realizar tareas que podrían ser complejas. El ahorro de tiempo que nos trae la domótica es también un activo importante: pon tu comida en el horno por la mañana antes de salir para el trabajo, prográmalo para la hora de vuelta y sólo tendrás que ocuparte de disfrutar de la comida.

En conclusión: con los cambios tecnológicos, la automatización del hogar tiende a desarrollarse en los hogares. Sin duda, la revolución tecnológica más presente y funcional desde internet o la telefonía móvil.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *